lunes, 27 de julio de 2009

Fahrenheit 451 - Página 36

-¿Quién? ¿Hombres que reciten a Milton? ¿Qué digan: recuerdo a Sófocles? ¿Recordando a los supervivientes que el hombre tiene también ciertos aspectos buenos? Lo único que harán será reunir sus piedras para arrojárselas los unos a los otros. Váyase a casa, Montag. Váyase a la cama. ¿Por qué desperdiciar sus horas finales, dando vueltas en su jaula y afirmando que no es una ardilla?
-Así, pues, ¿ya no le importa nada?
-Me importa tanto que estoy enfermo.
-¿Y no quiere ayudarme?
-Buenas noches, buenas noches.
Las manos de Faber recogieron la Biblia. Montag vio esta acción y quedó sorprendido.
-¿Desearía poseer esto?
Faber dijo:
-Daría el brazo derecho por ella.
Montag permaneció quieto, esperando que ocurriera algo. Sus manos, por sí solas, como dos hombres que trabajaran juntos, empezaron a arrancar las páginas del libro. Las manos desgarraron la cubierta y, después, la primera y la segunda página.
-¡Estúpido! ¿Qué está haciendo?
Faber se levantó de un salto, como si hubiese recibido un golpe. Cayó sobre Montag. Éste le rechazó y dejó que sus manos prosiguieran. Seis páginas más cayeron al suelo. Montag las recogió y agitó el papel bajo las narices de Faber.
-¡No, oh, no lo haga! -dijo el viejo-.
-¿Quién puede impedírmelo? Soy bombero. ¡Puedo quemarlo!
El viejo se le quedó mirando.
-Nunca haría eso.
-¡Podría!
-El libro. No lo desgarre más. -Faber se derrumbó en una silla, con el rostro muy pálido y la boca temblorosa-. No haga que me sienta más cansado. ¿Qué desea?
-Necesito que me enseñe.
-Está bien, está bien.
Montag dejó el libro. Empezó a recoger el papel arrugado Y a alisarlo, en tanto que el viejo le miraba con expresión de cansancio.
Faber sacudió la cabeza como si estuviese despertando en aquel momento.
-Montag, ¿tiene dinero?
-Un poco. Cuatrocientos o quinientos dólares ¿Por qué?
-Tráigalos. Conozco a un hombre que, hace medio siglo, imprimió el diario de nuestra Universidad. Fue el año en que, al acudir a la clase, al principio del nuevo semestre, sólo encontré a un estudiante que quisiera seguir el curso dramático, desde Esquilo hasta O'Neil ¿Lo ve? Era como una hermosa estatua de hielo que se derritiera bajo el sol. Recuerdo que los diarios morían como gigantescas mariposas. No interesaban a nadie. Nadie les echaba en falta. Y el Gobierno, al darse cuenta de lo ventajoso que era que la gente leyese sólo acerca de labios apasionados y de puñetazos en el estómago, redondeó la situación con sus devoradores llameantes. De modo, Montag, que hay ese impresor sin trabajo. Podríamos empezar con unos pocos libros, y esperar a que la guerra cambiara las cosas y nos diera el impulso que necesitarnos. Unas cuantas bombas, y en las paredes de todas las casas las «familias» desaparecerán como ratas asustadas. En el silencio, nuestro susurro pudiera ser oído.
Ambos se quedaron mirando el libro que había en la mesa.
-He tratado de recordar -dijo Montag-. Pero ¡diablo!, en cuanto vuelvo la cabeza, lo olvido. ¡Dios! ¡Cuánto deseo tener algo que decir al capitán! Ha leído bastante, y se sabe todas las respuestas, o lo parece. Su voz es como almíbar. Temo que me convenza para que vuelva a ser como era antes. Hace sólo una semana, mientras rociaba con petróleo unos libros, pensaba: «¡Caramba, qué divertido!»
El viejo asintió con la cabeza.
-Los que no construyen deben destruir. Es algo tan viejo como la Historia y la delincuencia juvenil.
-De modo que eso es lo que yo soy.
-En todos nosotros hay algo de ello.
Montag se dirigió hacia la puerta de la calle.
-¿Puede ayudarme de algún modo para esta noche, con mi capitán? Necesito un paraguas que me proteja de la lluvia. Estoy tan asustado que me ahogaré si vuelve a meterse conmigo.
El viejo no dijo nada, y miró otra vez hacia su dormitorio, muy nervioso.
Montag captó la mirada.
-¿Bien?
El viejo inspiró profundamente, retuvo el aliento y, luego, lo exhaló. Repitió la operación, con los ojos cerrados, la boca apretada, y, por último, soltó el aire.
-Montag...
El viejo acabó por volverse y decir:
-Venga. En realidad, me proponía dejar que se marchara de mi casa. Soy un viejo tonto y cobarde.
Faber abrió la puerta del dormitorio e introdujo a Montag en una pequeña habitación, donde había una mesa sobre la que se encontraba cierto número de herramientas metálicas, junto con un amasijo de alambres microscópicos, pequeños resortes, bobinas y lentes.
-¿Qué es eso? -preguntó Montag-.

(Ver página 37)
O dejar comentario como marcador en inicio. <= Clic