lunes, 27 de julio de 2009

Fahrenheit 451 - Página 32

-Millie, ¿te quiere el Payaso Blanco?
No hubo respuesta.
-Millie, te... -Montag se humedeció los labios- ¿Te quiere tu «familia»? ¿Te quiere muchísimo, con toda el alma y el corazón, Millie?
Montag sintió que ella parpadeaba lentamente.
-¿Por qué me haces una pregunta tan tonta?
Montag sintió deseos de llorar, pero nada ocurrió en sus ojos o en su boca.
-Si ves a ese perro ahí fuera -dijo Mildred-, pégale un puntapié de parte mía.
Montag vaciló, escuchó junto a la puerta. La abrió y salió.
La lluvia había cesado y el sol aparecía en el claro cielo. La calle, el césped y el porche estaban vacíos. Montag exhaló un gran suspiro.
Cerró, dando un portazo.
Estaba en el «Metro».
«Me siento entumecido -pensó-. ¿Cuándo ha empezado ese entumecimiento en mi rostro, en mi cuerpo? La noche en que, en la oscuridad, di un puntapié a la botella de píldoras, y fue como si hubiera pisado una mina enterrada.
»El entumecimiento desaparecerá. Hará falta tiempo, pero lo conseguiré, o Faber lo hará por mí. Alguien, en algún sitio, me devolverá el viejo rostro y las viejas manos tal como habían sido. Incluso la sonrisa -pensó-, la vieja y profunda sonrisa que ha desaparecido. Sin ella estoy perdido.»
El convoy pasó veloz frente a él, crema, negro, crema, negro, números y oscuridad, más oscuridad, y el total sumándose a sí mismo.
En una ocasión, cuando niño, se había sentado en una duna amarillenta junto al mar, bajo el cielo azul y el calor de un día de verano, tratando de llenar de arena una criba, porque un primo cruel había dicho: «Llena esta criba, y ganarás un real.» Y cuanto más aprisa echaba arena, más velozmente se escapaba ésta, produciendo un cálido susurro. Le dolían las manos, la arena ardía, la criba estaba vacía. Sentado allí, en pleno mes de julio, sin un sonido, sintió que las lágrimas resbalaban por sus mejillas.
Ahora, en tanto que el «Metro» neumático le llevaba velozmente por el subsuelo muerto de la ciudad Montag recordó la lógica terrible de aquella criba bajó la mirada y vio que llevaba la Biblia abierta. Había gente en el «Metro», pero él continuó con el libro en la mano, y se le ocurrió una idea absurda: «Si lees aprisa y lo lees todo, quizá una parte de la arena permanezca en la criba.» Pero Montag leía y las palabras le atravesaban y pensó: «Dentro de unas pocas horas estará Beatty y estaré yo entregándole esto, de modo que no debe escapárseme ninguna frase. Cada línea ha de ser recordada. Me obligaré a hacerlo.» Apretó el libro entre sus puños.
Tocaron las trompetas.
«Dentífrico Denham.»
«Cállate -pensó Montag-. Considera los lirios en el campo.»
«Dentífrico Denham.»
«No mancha ... »
«Dentífrico ... »
«Considera los lirios en el campo, cállate, cállate.»
«¡Denharn!»
Montag abrió violentamente el libro, pasó las páginas y las palpó como si fuese ciego, fijándose en la forma de las letras individuales, sin parpadear.
«Denham. Deletreando: D-e-n ... »
«No mancha, ni tampoco...»
Un fiero susurro de arena caliente a través de la criba vacía.
¡«Denham» lo consigue!
«Considera los lirios, los lirios, los lirios ... »,
«Detergente Dental Denham.»
-¡Calla, calla, calla!
Era una súplica, un grito tan terrible que Montag se encontró de pie, mientras los sorprendidos pasajeros del vagón le miraban, apartándose de aquel hombre que tenia expresión de demente, la boca contraída y reseca, el libro abierto en su puño. La gente que, un momento antes, había estado sentada, llevando con los pies el ritmo de «Dentífrico Denham», «Duradero Detergente Dental Denham», «Dentífrico Denham», Dentífrico, Dentífrico, uno, dos, uno, dos, uno dos tres, uno dos, uno dos tres. La gente cuyas bocas habían articulado apenas las palabras Dentífrico, Dentífrico, Dentífrico. La radio del «Metro» vomitó sobre Montag, como una represalia , una carga completa de música compuesta de hojalata, cobre, plata, cromo y latón. La gente era formada a la sumisión; no huía, no había sitio donde huir; el gran convoy neumático se hundió en la tierra dentro de su tubo.
-Lirios del campo.
«Denham. »
«¡He dicho lirios!»
La gente miraba.
-Llamen al guardián.

(Ver página 33)
O dejar comentario como marcador en inicio. <= Clic