lunes, 27 de julio de 2009

Fahrenheit 451 - Página 35

-Corre usted un riesgo.
-Eso es lo bueno de estar moribundo. Cuando no se tiene nada que perder, pueden correrse todos los riesgos.
-¡Acaba de decir usted una frase interesante! -dijo, riendo, Faber-. Incluso sin haberla leído.
-En los libros hay cosas así. Pero ésta se me ha ocurrido a mí solo.
-Tanto mejor. No la ha inventado para mí o para nadie ni siquiera para sí mismo.
Montag se inclinó hacia delante.
-Esta tarde, se me ha ocurrido que si resultaba que los libros merecían la pena, podíamos conseguir prensa e imprimir algunos ejemplares...
-¿Podríamos?
-Usted y yo.
-¡Oh, no!
Faber se irguió en su asiento.
-Déjeme que le explique mi plan...
-Si insiste en contármelo, deberé pedirle que se marche.
-Pero, ¿no está usted interesado?
-No, si empieza a hablar de algo que podría hacerme terminar entre las llamas. Sólo podría escucharle, si la estructura de los bomberos pudiese arder, a su vez. Ahora bien, si sugiere usted que imprimamos algunos libros y nos las arreglemos para esconderlos en los cuarteles de bomberos de todo el país, de modo que las sospechas cayesen sobre esos incendiarios, diría: ¡Bravo!
-Dejar los libros, dar la alarma y ver cómo arden los cuarteles de bomberos. ¿Es eso lo que quiere decir?
Faber enarcó las cejas y miró a Montag como si estuviese viendo a otro hombre.
-Estaba bromeando.
-Si cree que valdría la pena intentar ese plan, tendría que aceptar su palabra de que podría ayudarnos.
-¡No es posible garantizar cosas así! Después de todo, cuando tuviésemos todos los libros que necesitásemos, aún insistiríamos en encontrar el precipicio más alto para lanzarnos al vacío. Pero necesitamos un respirador. Necesitamos conocimientos. Y tal vez dentro de un millar de años, podríamos encontrar barrancos más pequeños desde los que saltar. Los libros están para recordarnos lo tontos y estúpidos que somos. Son la guardia pretoriana de César, susurrando mientras tiene lugar el desfile por la avenida: «Recuerda, César, eres mortal.» La mayoría de nosotros no podemos andar corriendo por ahí, hablando con todo el mundo, ni conocer todas las ciudades del mundo, pues carecemos de dinero o de amigos. Lo que usted anda buscando, Montag, está en el mundo, pero el único medio para que una persona corriente vea el noventa y nueve por ciento de ello está en un libro. No pida garantías. Y no espere ser salvado por alguna cosa, persona, máquina o biblioteca. Realice su propia labor salvadora, y si se ahoga, muera, por lo menos, sabiendo que se dirigía hacia la playa.
Faber se levantó y empezó a pasear por la habitación.
-¿Bien? -preguntó Montag-.
-¿Habla completamente en serio?
-Completamente.
-Es un plan insidioso, si es que puedo decirlo. -Faber miró, nervioso, hacia la puerta de su dormitorio-. Ver los cuarteles de bomberos ardiendo en todo el país, destruidos como nidos de traición. ¡La salamandra devorando su rabo! ¡Oh, Dios!
-Tengo una lista de todas las residencias de bomberos. Con un poco de labor subterránea...
-No es posible confiar en la gente, eso es lo malo del caso. ¿Quién, además de usted y yo, prenderá esos fuegos?
-¿No hay profesores como usted, antiguos escritores, historiadores, lingüistas...?
-Han muerto o son muy viejos.
-Cuanto más viejos, mejor. Pasarán inadvertidos. Usted conoce a docenas de ellos, admítalo.
-¡Oh, hay muchos actores que no han interpretado a Pirandello, a Shaw o a Shakespeare desde años porque sus obras son demasiado conscientes del mundo. Podríamos utilizar el enojo de éstos. Y podríamos emplear la rabia honesta de los historiadores que no han escrito una línea desde hace cuarenta años. Es verdad, podríamos organizar clases de meditación y de lectura.
-¡Sí!
-Pero eso sólo serviría para mordisquear los bordes. Toda la cultura está deshecha. El esqueleto necesita un nuevo andamiaje y una nueva reconstitución. ¡Válgame Dios! No es tan sencillo como recoger un libro que se dejó hace medio siglo. Recuerde, los bomberos casi nunca actúan. El público ha dejado de leer por propia iniciativa. Ustedes, los bomberos, constituyen un espectáculo en el que, de cuando en cuando, se incendia algún edificio, y la multitud se reúne a contemplar la bonita hoguera, pero, en realidad, se trata de un espectáculo de segunda fila, apenas necesario para mantener la disciplina. De modo que muy pocos desean ya rebelarse. Y, de esos pocos, la mayoría, como yo, se asustan con facilidad. ¿Puede usted andar más aprisa que el Payaso Blanco, gritar más alto que «Mr. Gimmick» y las «familias» de la sala de estar? Si puede, se abrirá camino, Montag. En cualquier caso, es usted un tonto. La gente se divierte.
-¡Se está suicidando, asesinando!
Un vuelo de bombarderos había estado desplazándose hacia el Este, mientras ellos hablaban, y sólo entonces los dos hombres callaron para escuchar, sintiendo resonar dentro de sí mismos el penetrante zumbido de los reactores.
-Paciencia, Montag. Que la guerra elimine a las «familias». Nuestra civilización está destrozándose. Apártese de la centrífuga.
-Cuando acabe por estallar, alguien tiene que estar preparado.

(Ver página 36)
O dejar comentario como marcador en inicio. <= Clic