sábado, 9 de mayo de 2009

Sobre Alfonsín

A mi particularisimo modo de ver, se fue un hombre probo, un republicano, probablemente un demócrata de verdad.

Fue un politico que superó con monstruosa amplitud a un deplorable personaje cuartelero como el Chino Balbin, recuperó la etica de un Arturo Illia y despues vino Carlos I° de Anillaco... y para que seguir no?

Como pocos Alfonso I° de Chascomus (asi lo nombro yo hace años) mostró las virtudes y defectos de la clase media progre argentina.
Sus osadías y vacilaciones, su coraje y sus temores, su lucidez y sus torpezas.

Lo conocí en el exilio de Francia, cuando nos fue a invitar a que volvieramos, un hombre campechano y sencillo, no nos convenció cuando dijo que ganaba por afano, riéndose.
Y ganó por afano.
Y aún siendo bien de izquierda, me volví bien rapido, 3 meses.
Confíe en él, no lo voté porque no estaba en los padrones... me habían borrado.
Lo acompañé, me mobilice tantas veces, lloré con el Juicio a las Juntas, aunque las penas fueran pobretonas.
Me sentaba en la Plaza, miraba a la Rosada y pensaba: ahí hay un tipo como yo!

Y estuve en la plaza de Mayo en aquellas Pascuas de traición al mandato popular, como millones de argentinos que mobilizaron al pais en cada pueblito y en cada ciudad, con mi hijo del exilio de 4 años, mi vieja en su silla de ruedas (78 años y alfonsinista desde los 60s). Nunca olvidaré al helicoptero negro volviendo de Campo de mayo, y las dos frases que quebraron todo: Felices Pascuas! y la Casa está en orden!

Y mi adhesion no lo pudo superar, nunca mas lo miré igual. Yo estaba dispuesto a dar mi vida para pasarles por encima a los milicos en Campo de Mayo, con los gritoas, las manos y a pecho limpio; sabía que si lo hacíamos fundabamos otra Argentina!

Después el derrumbe, Obediencia Debida y Punto Final, La Tablada y los milicos "democráticos", las hiper y la renuncia: no se si no pude, no supe o no quise!

Yo tambien le deseo que esté bien donde está, y que haga un balance de lo realizado.
Y que pueda haber aprendido la leccion de no traicionar las esperanzas de un pueblo que lo seguía.

Con el se frustró un Proyecto de Argentina, con la ilusion masiva de tanta gente que veía volver a la democracia, como volver a la vida. Cuanta esperanza se perdió en ésa época!
El 3er movimiento histórico... terminó en el tacho de la basura.
Y lo peor es que despues vino, como le dice Aliverti, La Rata que restauró los valores económicos de la dictadura.

Pobre Alfonso, pudo ser Maradona de la política local y terminó siendo un estorbo en la reconstruccion democrática argentina, que le abrió la puerta a lo peor del pais y la "gente" tan golpeada... lo votó DOS veces para que destruyera el país de todos.

Fue un rol muy grande y muy triste el suyo, no se lo envidio seguramente fue muy duro para él.
Pero lo respeto, fue integro y fue honesto. Ya sabemos que no alcanza para cambiar un país, pero no es poca cosa.

La leccion que me dejó es: siempre respetarás al pueblo que te votó!
Salute

Fuente: comentario.

mandrake952
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - -
A las 20,30 del 31 de Marzo de 2009 falleció Raúl Alfonsín.
Lo que sigue es parte del discursos que pronunciò el 10 de Diciembre de 1983 ante la Asamblea Legislativa.

“Lo primero que no debemos olvidar es que lo más valioso que tiene nuestro país son los hombres y las mujeres que lo habitan. No es el petróleo, ni las vacas, ni el trigo, ni las fábricas, sino el trabajo y la capacidad de todos y cada uno de nuestros habitantes lo que da sentido y riqueza a nuestra Argentina, como a cualquier otra nación del mundo.
La segunda lección es que sólo el pueblo se preocupa por el destino del pueblo. Cuando se impide al pueblo decidir su propia suerte, cuando se le prohibe elegir y controlar al gobierno, tarde o temprano se deja de gobernar para el pueblo.
Nadie puede pretender que un gobierno no cometa errores. Pero de una vez por todas haremos que sólo sea el pueblo, por su libre voluntad y dentro de las instituciones democráticas, quien sea el único que juzgue y corrija esos errores. El dolor que vivimos nos ha enseñado que cada vez que se coarta el camino hacia la democracia, la inmensa mayoría de los argentinos termina perjudicándose.
También aprendimos que hay quienes se benefician cuando es la fuerza y no la voluntad libre del pueblo quien impone el gobierno de la Nación. Aprendimos que los que estimulan la impaciencia para proponer la intolerancia y la violencia como remedios, han terminado favoreciendo los intereses del privilegio. Aprendimos que cuando el pueblo no decide sobre el gobierno, la Nación y el pueblo quedan desguarnecidos frente a los intereses de adentro y de afuera.
Y hemos entendido que hay fuerzas poderosas que no quieren la democracia en la Argentina. Sabemos que la reivindicación del gobierno del pueblo, de los derechos del pueblo para elegir y controlar el gobierno de acuerdo con los principios de la Constitución, plantea una lucha por el poder en la que no podemos ni debemos bajar los brazos, una lucha que vamos a dar, en la que vamos a triunfar.
Tenemos una meta: la vida, la justicia y la libertad para todos los que habitan este suelo
Tenemos un método: la democracia para la Argentina
Tenemos un combate: vencer a quienes desde adentro o desde afuera quieren impedir esa democracia.
Tenemos una tarea: Gobernar para todos los Argentinos.”

Fuente: