miércoles, 14 de diciembre de 2011

La perra. Capítulo 2

El inicio de esta historia es: La perra <=Clic


Hacía tiempo que salíamos, así que propuse convivir en pareja y nos fuimos a mi casa.

Como a la semana dijo que la perra perdía pelo y ensuciaba las cobijas.
Ella la había autorizado a dormir a los pies de la cama un día de frío, pero debí reconocer que algo de razón tenía.
Aclaro que "Ella" tiene nombre y apellido, aunque no lo menciono por discreción. A la perra sí porque no va a leer esto, y su nombre era "Negra", tal como relato el encuentro ACÁ. <=Clic
Retomo y sigo: Puse un cartón de unos 25 cm de alto en la puerta y me acosté alerta. Cuando vino detrás -y justo en el momento que lo saltaba- dije: "¡No! Fuera".
Al instante saltó nuevamente hacia afuera y se quedó mirándome desde atrás de la valla. Agregué: "¡Muy bien, muy bien! Fuera".

Pero "Ella" no quedó conforme y, a los pocos días, se quejó porque para entrar a la pieza había que levantar la pata.
Nuevamente reconocí que que algo de razón tenía.
Quité la valla de cartón y la Negra permaneció fuera de la habitación. Aproveché para decirle: "¡Muy bien, muy bien! Fuera".

A los pocos días, "Ella" volvió a quejarse porque había pelos en la cocina y la perrita hacía sus necesidades en el patio. Quería que la abandonara por ahí; entonces preparé el mate para amenizar la charla y este -masomeno- fué el diálogo:

ELLA: Llevala por ahí, bastante lejos y que se arregle. Acá es un incordio.
YO: La rescaté de esa situación y censuro a quienes abandonan una mascota. ¿Como podría imitarlos?
ELLA: ¡Dejate de joder. Es un perro!
YO: La perra estaba desde antes, sin embargo nunca se quejó.
ELLA: ¡Porqué no puede!
YO: Puede. De hecho te aceptó y brindó su afecto desde el primer día. Lo podía haber mezquinado y ningunearte.
ELLA: ¡Dejate de joder! ¿Vas a defender a la perra o a mí?
YO: Pretendo defender lo justo y equitativo.
ELLA: ¡Basta: La perra o yo!
YO: Así planteado no me dejás salida.
ELLA: Repito; la perra o yo.
YO: No me obligues a tomar una decisión. Podría darte una respuesta que no sea de tu agrado.
ELLA: No podés elegir a la perra, yo soy más importante.
YO: ¿Más importante?
ELLA: Decidite, la perra o yo.
YO: Insisto en que no me obligues a tomar una decisión. Pensá (y pensalo profundamente), que podría darte una respuesta desagradable.
ELLA: Bueno, acabala, la perra o yo.
YO: La perra.
ELLA: ¿Y que vamos a hacer con la perra?
YO: No vamos a hacer. Voy a hacer. La perra se queda.
ELLA: ¿Y yo?
YO: Tenés dos opciones: Aprendés a convivir con la perra y conmigo o te vás.
ELLA: Con la perra no quiero saber nada, y si no me defendés, con vos tampoco.
YO: Entonces tenés una sola salida. Irte.

(Ya la discusión se ponía tensa).
ELLA: ¡Yo, de acá, no me voy!
YO: Nuevamente tenés dos opciones: O te vas como una señorita francesa por las buenas, o por las malas te saco a patadas en el culo.
ELLA: No me voy a ninguna parte. Ni lo sueñes.
YO: Podés tomar tus cosas, subir al auto del lado del acompañante y te llevo donde digas o...
ELLA: ¿O qué...?
YO: ...te quiebro por la mitad, te meto en el baul del coche y te tiro en un descampado.
ELLA: ¿Me estás amenazando?
YO: No es una amenaza, es el aviso de lo que va a ocurir.
ELLA: ¡No te atreverías!
YO: (Levantándome de la silla). ¿Querés probar?
······················
ELLA: ¿Me llevás a la casa de mi vieja?
YO: Como no.
ELLA: ¿Puedo juntar mis cosas?
YO: (Sentándome) Obvio.
ELLA: ¿Lo dejamos para mañana o pasado?
YO: Ya nó. Llegamos muy lejos. No hay marcha atrás.
······················


PD: Todos los comentarios son bienvenidos. Incluso los que versen sobre "violencia de género".

9 comentarios:

Patricia R. dijo...

Quiero leer el 3er capítulo!!!
Más sabiendo la certeza de los hechos!

Luis Quijote dijo...

Jajaja. El tercer capítulo se reduce a una palabra.

FIN

¿No?

Patricia R. dijo...

naaaananana, vos sabes la historia... Seguila! no seas canuto!

Jenny - PC dijo...

Noooo no seas... contala.. tiene que haber 3er capitulo...
Te felicito.. creo que pocos saben la importancia de la vida.. ya se animal racional o irracional.. pero analizando todos somos iguales.. todos tenemos sentimientos,pensamos y sobre todo tenemos necesidades..
Dudo que hayas tomado con la segunda opcion.. de quebrarla y poner en el baul.. pero aun dudo que haya terminado con tu "señora".

Hay algo que existe y no se lo ve asi nomas.. algunos lo llaman Dios, kharma, etc..etc.. no es una amenaza pero eso tambien se aplica a todos los seres vivos, tratenlos bien y sentiran la diferencia, ya lo veran.

Luis Quijote dijo...

Gracias, Jenny - PC.
Si hubiera sido la 2ª opción, estaría en "cana" o me hubiera suicidado; así que, NO.
Un tercer capítulo me obligaría a entrar en intimidades de terceras personas (deberé pensarlo y, si puedo zafar, podré hacerlo).
De mi vida cuento casi todo, pero cuando involucro a otra persona, soy más cerrado que culo de muñeca.

Hasta hoy puedo dormir sin culpas. Es mi mayor logro.

Algunos lo llaman ser discreto, pero la frase es MUY clara, ¿no? Jaja.
Beso o abrazo según corresponda.

raúl dijo...

¡¡Aire fresco, aire fresco!! Muy bueno el relato.

Anónimo dijo...

jeje como siempre llego tarde pa los comentarios...muy bueno el cuento!!termina donde debe terminar y para los que les gustan los finales felices imaginen que ella manejando el carro por estar discutiendo mentalmente casi mata a un perro que pasaba, arrepentida y acongojada vuelve a casa no con rabo entre las patas sino con cuatro patas bajo el rabo y vivieron felices los cuatro y sin cojera...

Patricia dijo...

Arrepentida vuelve a la casa??? "Por Dioooo!!! Traición!!!" jajjaja
No! Ella se fue y él y la perra vivieron felices y comieron royal canin! jajajaja
Salud!

Luis Quijote dijo...

Gracias por los comentarios y los aportes.
¿Cuando envían un cuento ustedes y lo publicamos?
¿Síi? Espero.